1º episodio – 2ª etapa. Jaca – Toulouse, los Pirineos

Nada habría podido suceder si alguien no lo hubiera imaginado

Reinhold Messner

Canción de la etapa: Hay un fuego – La M.O.D.A.

Kilometraje: 502 kms  (total: 1.169 kms)

Horas desde salida hasta llegada: 11:30 horas (Salida a las 12 am y llegada a las 11:30 pm)

Gastos:

  • Gasolina: Dos repostajes 29,17€
  • Comida: 20,35€
  • Pegatinas e imán: 7,65€
  • Peaje Francia: 3,70€
  • Farmacia: 5,90€
  • Helados McDonalds: 7,30€
  • Total: 74,07€

Comenzó el día con una pereza horrible. Llevaba más de tres meses pensando en este viaje y por fin había comenzado todo. Había dormido en esa tienda de campaña por segunda vez en mi vida. La primera fue hace unas semanas en mi piso de Madrid cuando el calor agobiante que hacía dentro de la casa me hizo salir a la terraza y probar la tienda, la colchoneta y la almohada que había comprado. Pero esta, realmente era mi primera vez en la tienda con el propósito real para el que fue hecha. No puedo decir que no esté hecho a dormir en una tienda de campaña, desde pequeños los viajes con mis padres siempre habían sido en camping, recorriendo toda España a golpe de saco de dormir. En aquel momento no me gustaba la idea de recorrer los pueblos más recónditos de España, apretados en el coche y durmiendo cada día en un sitio diferente. No lo entendía. Sin embargo ahora, con el paso de los años, puedo decir que he estado en todas las capitales de España y me atrevería a decir que en más del 60% de los pueblos, siempre buscando las carreteras más pequeñas y escondidas en aquel mapa del ministerio de fomento que mi padre llevaba en el coche. ¿Me vendrá de ahí la pasión por esas carreteras mal asfaltadas y llenas de curvas?

Como decía, los tres meses de espera me habían generado una tensión muy fuerte, en la cabeza, en el cuerpo, en todo mi ser. Y esa tensión tendrá que salir de alguna forma, me digo a mi mismo. Pero no ha sido esta primera noche. Después de estar en el bar del camping, donde había “wifi”,  hasta 3 horas después del cierre tratando de publicar el vídeo y la entrada del blog de la etapa anterior, creía que estaba derrotado para caer rendido en la tienda. Y sí, lo estaba, pero mi cuerpo seguía vacilándome sin querer pegar ojo. A eso de las 2 de la mañana consigo cerrar los ojos y parece que amaneceré con el sol. Sin embargo a las 5 de la mañana estaba como si nada, no conseguía dormir. Llevo el último mes sin ser capaz de dormir 8 horas seguidas, y a las 3-4 horas me despierto y me es imposible dormir. Salgo de la tienda, y doy una vuelta por el camping, dejo el ordenador en la lavandería cargando y tratando de seguir subiendo el vídeo y vuelvo a la colchoneta, donde con el ebook que compré, sigo con el libro que todo el mundo me ha recomendado: Patria, de Fernando Aramburu. Devoro sus páginas virtuales hasta que empiezo a ver algo de sol, miro el reloj y son las 7 de la mañana! Me pongo el antifaz que llevo preparado para Escandinavia y me digo: Alberto, o duermes o no llegas ni a hacer 100 kms hoy. Duermo un par de horas y al amanecer me preparo un café con agua, sin leche, en el hornillo que llevaba conmigo. He de reconocer que tenía muchas ganas de encender el hornillo, creo que por el simple hecho de que verte con una cocina portátil le da un glamour aventurero que tenía ganas de conseguir, tal y como si de una insignia se tratase. Imbécil, pensaréis y con razón, ya tendrás tiempo de hartarte de comer pasta deshidratada por todo el camino.

El café me sabe fatal, pero tengo una sonrisa, ¡ya tengo mi insignia de aventurero! Y divago sobre lo que pensará la gente de alrededor en el camping y mi imaginación me transporta y leo, o es lo que yo quiero pensar, lo que sus mentes están diciendo. Mira ese motero con tan poco espacio y lo que es capaz de llevar encima de la moto, ¡qué aventurero! Como digo, es lo que quiero pensar, ya que seguramente lo que piensan es, menudo idiota, ¿no sabe que por un euro le ponen un buen café en el bar? Voy a chequear si se ha secado la ropa que había lavado la noche anterior y sigue mojada, así que decido ir a la recepción del camping donde había unas mesas para terminar de escribir el post anterior, y allí me voy con el portátil y mi café de sabor horroroso. Me pide permiso para sentarse un hombre de unos 40 años con pinta de escalador, melena y barba. Si le tengo que comparar con alguien físicamente, me recuerda a cómo pintan a Jesús en los cuadros. Cuando describo a alguien con pinta de escalador me refiero a esos cuerpos delgados pero que se entrevén fibrosos, no delgaduchos. Su nombre es Jose Manuel y comienza a leer su ebook. Como este viaje se trata de encontrar personas recuerdo las palabras de Fran Mariscal “las ciudades son personas que extrañar”, decido preguntarle si necesitaba algún libro para su colección ya que llevo unos cuantos conmigo, y con ello da paso a una conversación de media hora que termina siendo sobre el sentido del dinero, de la vida y de la felicidad. Jose Manuel transmite una paz abrumadora, y no me atrevo a preguntarle, pero podría jurar que hace yoga o algo similar que le hace estar en paz consigo mismo. De nuevo os recuerdo que el libro tratará sobre personas y por lo tanto Jose Manuel se queda para entonces. Al despedirnos me pide darme un abrazo y por supuesto me levanto y se lo doy. Aprieta como si me pudiese transmitir energía en sus brazos y se despide con un “cuídate”.

Se me está haciendo tarde y esta es la única etapa del camino donde necesito llegar al destino, Toulouse, donde me espera mi amigo Nacho y su novia Caroline, por lo que necesito apurarme un poco, no por mí sino por ellos. La ropa ya esta seca y me pongo exactamente lo mismo que el día anterior, pero limpio. Como estoy siendo muy activo en instagram decido grabar lo que llaman un timelapse, que no es otra cosa que un vídeo hecho con fotogramas tomados cada cierto tiempo, de cómo todos los bártulos entran en la moto. Queda gracioso, pero no es de mi gusto total, en fin. Los que me conocen saben que las cosas si las hago me gusta hacerlas bien y no a medias, y hasta me llego a plantear volver a montar la tienda para grabarlo bien, hasta que vuelvo a pensar que me están esperando en Francia. Alberto, focus!

Coger bien el camino se hace sencillo, sólo tengo que seguir las indicaciones de N-260, ya que será mi compañera de viaje toda la jornada hasta la Seo de Urgel. Trato de poner la GoPro acoplada con una palo selfie entre el petate y el tourpack, con la intención de que grabase por encima de mi cabeza. No sé que tal grabaría hasta que me puse a ver los vídeos y las vibraciones eran excesivas, aunque permiten ver bien las sensaciones que un motorista siente montado en moto. De los Pirineos y de la N-260, poco os puedo contar. Llevaba una sonrisa por dentro del casco que si alguien me ve pensaría que estaba drogado. Curva a la izquierda, curva a la derecha, y así N veces con un paisaje increíble. Miento un poco diciendo que sólo había que seguir la N-260. Como dije en mi post anterior no quiero seguir el GPS porque en España las A (de autovía) no las detecta como autopistas y por lo tanto te mete por ellas por más que le digas que no, que no te interesa ir a 120 por una carretera de 2 carriles en cada dirección. Y en Sabiñanigo me empeño por no meterme por donde dice el GPS, hasta que me pierdo y me doy cuenta que voy en dirección Huesca. Paro, me cabreo conmigo mismo y pongo en el GPS dirección Ainsa. Efectivamente, voy en la dirección correcta. Media vuelta y rumbo N-260. Ya en sus primeros kilómetros impresiona. Me tengo que quitar la chaqueta de cuero porque veo que me deshidrato como siga con ese calor. Os dejo con el vídeo de esta etapa, del cual estoy más que orgulloso!

Tenía intención primero de acercarme a Benasque, pero al repostar en Campo, decido que tendré que volver en otro momento, son 30 kms de ida y 30 de vuelta, por carreteras donde de media vas a 50 kms por hora. Tenía una promesa que cumplir de llegar allí, pero supongo que quedo perdonado. En un momento dado empieza a apretar el hambre y me acuerdo del fuet que llevo encima. No saco ni la navaja, lo abro y le pego un mordisco que me supo a gloria. Sin darme cuenta son las 3 y media y después de haber engañado al estómago decido yo, no mi estómago, que debo parar a comer, en el próximo bar me digo y justo ese próximo bar coincide exactamente con el límite entre Cataluña y Aragón. Entro, pregunto si tienen menú del día y wifi, todavía seguía sin cargar el video anterior, y al ser ambas afirmativas decido darme un banquete en el Restaurant Ribagorça. Mejillones al vapor y surtido de butifarras. Me tratan estupéndamente y me preguntan destino y todas las preguntas que supongo me “cansaré” de responder. El wifi, no le da tiempo a cargar el vídeo, de nuevo me voy y el vídeo lleva el 85%, pero no  puedo esperar más. Noto que al salir del restaurante el tiempo ha refrescado, y decido ponerme la chaqueta de cuero. Entre la crema de protección solar que llevaba impregnada en los brazos y el sudorcillo de verano, la chaqueta entra, a regañadientes, mi sensación no es de ir limpio precisamente.

IMG_3924
Mi cara creo que habla por sí sóla

Primeros pueblos en Cataluña y primeras reivindicaciones políticas. Me da pena, de verdad, me da pena que queramos poner fronteras, me da pena la poca historia que conocemos y de cómo una tras otra vez se repite y me da pena que unos políticos de tres al cuarto no sean capaces de dialogar y que unas personas, de uno y otro sitio (no nos engañemos) hayan acumulado un odio que roza lo visceral. Para mis adentros pienso, si las preocupaciones de la gente es de dónde pone que es el DNI, significa que las cosas van bien, que la gente tiene dinero para comer y que tiene trabajo, y que necesita otras cosas que le den vidilla, ya que las necesidades las tienen cubiertas. Repito, de uno y otro lado.

El tiempo comienza a ponerse feo y veo los primeros rayos al fondo llegando a Puebla de Segur. Llevo la documentación en una pernera, la GoPro con la carcasa abierta, los mapas en la mochila sobredepósito… tengo que parar. No me parece suficiente lluvia para ponerme el traje de lluvia sabiendo que al llegar a Toulouse estaría un día y se podría secar todo. Agradezco haber cambiado los neumáticos y haber puesto unos Metzeler que si bien duran menos, el agarre es impresionante. Bajo de la moto y meto las cosas que no se podían mojar en las maletas laterales y en el tourpack. Prosigo sabiendo que la que me espera es fina. En el vídeo no he captado ningún rayo pero de pura casualidad, son muchas horas de grabación y recorto sin ton ni son.

IMG_3933.JPG
Sí, se ponía feo

Llego bastante mojado a Andorra cayendo todavía unas gotas de agua. La cola de los coches saliendo de Andorra hacia España es impresionante. Supongo que será como Gibraltar y que la gente aprovecha para las compras de tabaco, alcohol y demás cosas que son realmente mucho más baratas. Reposto en la primera gasolinera que veo y el precio de la gasolina es inferior, pero no increíblemente inferior, 10 céntimos para ser exactos. Tienen pegatinas e imanes, así que me armo con la pegatina de Andorra y compro una botella de vino para regalar a mis amigos. No paro hasta salir de Andorra. En un momento dado me meto por una carretera que me termina llevando a un túnel que me lleva justo a la frontera con Francia. Antes de entrar, tenía frío, la camiseta estaba empapada y no quería coger una constipado sin haber salido si quiera de España. Paro y me pongo el cortavientos por dentro de la chaqueta de cuero y me cambio de camiseta. Os diría que me costó el peaje del túnel, pero no veo el cargo en ninguna tarjeta, ¿habré tenido suerte?

IMG_3937.JPG
Panorámica en la entrada del túnel

Pasando la frontera gala, no hay ni un coche y veo a unos policías que se estaban acercando a las garitas, reduzco la velocidad deseoso de que me parasen y decirles “chúpate esa está todo en regla”, pero me dicen con la cabeza sigue sigue. Me da hasta rabia que no me paren y decirles en España están permitidos estos escapes, o algo por el estilo y que se les quedase cara de pues entonces no puedo multarte. En algún momento me arrepentiré de estas tonterías.

La carretera y la bajada se hace espectacular y sigo disfrutando con esta etapa. Se me va haciendo de noche y la hora de llegada que marca el GPS son las 11:30 de la noche. Nacho trabaja al día siguiente, y no quiero hacerles esperar. En un momento dado me indica autopista de peaje o carretera para llegar a Toulouse y decido ir por el peaje, qué remedio, la noche apretaba. Monótono a 130 kms/h que es la velocidad permitida y mi único entretenimiento es detectar radares con las luces largas pues el intercomunicador se había quedado sin batería hacía tiempo y la música ya no me acompañaba. Por fin llego a Toulouse y habían pedido unas hamburguesas. La verdad es que de Nacho y de Caroline poco puedo decir porque tanto en esta visita como en la que les hice hace 6 meses a Nantes me han tratado siempre estupendamente. Tras un ratillo de conversación toca meterse en la cama.

Al día siguiente lo paso con Caroline, que está de vacaciones ya que es profesora de Español en un instituto, y tenemos dos misiones, encontrar un ventilador en todo Toulouse y la otra poner una especie de vaya en la terraza para que los gatos no se escapen. Cogemos el coche de Nacho y a circular por Toulouse. En todos los Darty, Leroy Merlin y demás tiendas hay un cartel en la entrada que dice que no quedan ventiladores. Para mí viniendo de Madrid el calor es más que soportable, pero la pobre Caroline dice que no puede más. Comemos, siesta, y bajamos al centro para buscar a Nacho en su salida del trabajo. Una cerveza en las orillas del río, un paseo y un helado. No me dejan pagar nada, y Caroline se ofende sólo con mi propuesta, pero en un McDonalds les consigo invitar a un helado. Algo es algo.

IMG_4001
Con mi familia francesa

Cenamos y me pongo a editar el vídeo de esta etapa con un programa nuevo. Chequeo las redes sociales y la plataforma Couchsurfing donde he pedido alojarme en las dos siguientes paradas. En Facebook tengo un mensaje de un motero de Trondhein (Noruega) que tras haber pedido consejo sobre dónde cambiar los aceites en Oslo me comenta que lo hacemos en su taller, que no me cobra nada. Primera parada obligatoria que necesitaba la moto y ya la tengo resuelta. Además en la próxima parada de Vichy, me ha escrito una chica que me deja quedarme en su casa. Sólo puedo pensar una cosa, la gente es maravillosa.

Próxima etapa, Toulouse-Vichy. Nos vemos!

3 comentarios sobre “1º episodio – 2ª etapa. Jaca – Toulouse, los Pirineos

Agrega el tuyo

  1. primero algunas correcciones y luego agradecimiento, por tu compartir
    y no quería coger una constipado sin haber salido si quiera de España.​ gracias por quitarme 17 años y 10 meses, apenas pude leer unas lineas de acim de ​ Dr. Helen Schucman​ tras sentarme en la silla que Alberto amablemente me había autorizado, incluso en su amabilidad, pretendía dejarme un poco de espacio en la mesa a la salida de la recepción del camping en Jaca, desplazándose ligeramente e iniciando el movimiento de cerrar su ordenador, a penas pude leer unas líneas porque Alberto amablemente me ofreció algunos libros para mi e-reader, mi respuesta fue que me faltarían siete vidas para leer todos los libros que llevo en el tlf y e-reader, me pareció sorprendente coincidir en tantas cosas, viajes, libros, vuelo, la conversación fue super amena y cooperativa, parecíamos niños entretenidos en la construcción de un castillo de arena, me habló del Couchsurfing ​que no conocía y enlazamos con la maravilla de sus experiencias alojando a lituanos o a un Senegalés , mientras yo comentaba la riqueza que supone el compartir, que aunque en tu familia o cultura no entiendan que no cobras nada por alojar gente en tu casa, lo que recibes es mucho más de lo que ofreces, en esa misma línea, ésta fantástica conversación en la que ambos ofrecimos amabilidad y la recibimos multiplicada​.
    ​ya me ha mandado por correo los libros de Delibes la sombra del ciprés es alargada y las ratas y vagabundo en áfrica de Reverte.
    por mi parte le ofrecí 23 maestros de corazón de Carlos González
    ​http://www.librosmaravillosos.com/veintitresmaestrosdecorazon/
    ​Hablamos de la experiencia de viajar, y de las barreras mentales que nos ponemos para excusarnos por no hacerlo, al comentarle de ese catalán que ha viajado por el mundo en silla de ruedas https://www.20minutos.es/noticia/459862/0/discapacitado/autoestop/viaje-dinero/​, Alberto rápidamente menciono a Daniel Stix y su anuncio de colacao ​http://www.rafaelsantandreu.es/el-blog-de-rafael/daniel-stix/​ mientras yo pensaba que hablábamos de la misma persona​, a veces pasa, o mejor, siempre pasa, nuestra interpretación del mundo que nos rodea es tan particular que nos lleva por sitios diferentes.
    Y la conexión con el vuelo, su abuelo había hecho la mili en planeadores…
    Gracias por ese abrazo, y compartir tu viaje.
    Disfruta

    http://cacerescapitaleuropeadelvuelolibre.blogspot.com.es/
    Salud, paz, luz, consciencia, amor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: